Back

ACERCA DE LAS INTERNAS PARTIDARIAS

7 min de lectura
Imprimir
El voto independiente se ha expresado en las últimas internas realizadas en la ciudad con un peso especifico digno de atención: crece a la vez que supera al de los afiliados militantes ¿se trata de lo mismo? ¿a qué responde esta participación? ¿por qué la ciudadanía “de a pie” se moviliza a votar en espacios que formalmente no integra?

Un partido político que decide convocar a internas para elegir candidatos puede hacerlo por varias razones, entre ellas: la necesidad de mostrar vida institucional, la sustanciación de un mecanismo democrático para la designación de sus propios referentes e incluso, la promoción y el fogueo de dirigentes que luego deberán hacer carne los principios del espacio que representan, pero en un contexto más amplio. En ese sentido, “la interna”, tanto en lo verbal como en su sentido más político, responde a variables establecidas para “dentro” de los espacios partidarios.

Las últimas dos internas realizadas en la ciudad de Neuquén fueron las del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y Frente Para la Victoria – Unidad Ciudadana (FPV-UC). La primera, realizada el 25 de junio pasado, tuvo como ganadora a la lista Azul y llevará como candidatos a concejales al Ministro de Energía, Alejandro Nicola y a la Subsecretaria de Defensa Civil y Protección Ciudadana, Vanina Merlo. Siendo ambos funcionarios del Ejecutivo provincial y teniendo mayor proyección social – mediática que el resto de los candidatos, no tuvieron problema para superar la interna: ganaron con el 71,17% de los votos.

La del Frente para la Victoria tuvo un mayor grado de competencia. Siendo herederos de la interna nacional no resuelta, la pelea estuvo centrada en dos candidatos. Por un lado, GastónUngar de la lista 10 (un parrillista hecho y derecho) y por el otro, Marcelo Zuñiga, dirigente del “Movimiento Evita” (que tuvo que hacer malabares para evitar ser arrastrado por la pelea CFK-Randazzo). El resultado, aunque estrecho, fue definitivo: ganó la Lista 17 y el FPV-UC llevará a Zuñiga junto con Nora Díaz como candidatos al concejo.

En términos de participación, ninguna de las dos internas tuvo una afluencia digna de ser mostrada. El MPN, con “aparato” y todo, congregó 22.914 voluntades, mientras que el FPV-UC, sin paraguas nacional a favor, tan sólo 3.560.

El dato tal vez más interesante, es que ambas internas registraron una importante participación de independientes. En términos porcentuales: 53% en el partido provincial y 65,5% en el espacio “K”. Pese a toda la movilización que hubo para la confección de las listas y la recolección de firmas para avalarlas, votaron más independientes que afiliados de los partidos políticos convocantes a las internas ¿apatía? Difícil saberlo.



Habiendo consultado varias fuentes del MPN, aunque con distinto carácter y sentido, todas convergen en dos elementos que explican la participación de independientes en su interna. En principio, la centralidad política del partido provincial de gobierno: muchos optan por votar en la interna, porque entienden que de allí saldrá “la fija” para las generales. No obstante, hay otros indicios más “mecánicos”: la cantidad de contratados en el ámbito provincial, muchos de los cuales son “invitados” a participar, para suplir la ausencia de afiliados y dar una impronta más amplia a la interna, es decir: generalizar su mensaje electoral.

En el FPV-UC la cosa se presenta distinta. La construcción del populismo a lo “K”, generó una centralidad de mando que permitió sostener un espacio más amplio que el peronismo. Lo que sumado a la debacle de la partidocracia post 2001, amalgamó un cuerpo político “nacional y popular” en torno a liderazgos y no dentro de una fuerza política en particular. En el plano local, eso puede explicar la presencia de independientes en una interna marginal al poder, sin representación en el Deliberante. En efecto, la identificación con Cristina, su retorno a la competencia electoral y el enfrentamiento con el macrismo (desde un espacio que pretende reestructurarse), pueden haber sido el combustible que motivó la presencia de un 60% de los concurrentes en las urnas del FPV-UC.

Así y todo, la participación de los independientes puede tener también una explicación estadística.

De los 488.354 electores/as registrados en el distrito, 316.283 son independientes. O lo que es lo mismo, un 64,76% de los ciudadanos que residen en nuestra provincia, no está afiliado a ningún partido político. En la ciudad, el número decrece, pero sigue siendo importante. Sobre 202.529 electores, 129.316 no concurren afiliación partidaria, lo que da algo así como un 63,85%.



Otro dato que las fuerzas políticas no deben despreciar es el componente de genero del padrón electoral neuquino. Provincialmente hay más hombres que mujeres (50,35% contra 49,65%), pero en la ciudad el esquema se invierte (51% contra 49% aproximadamente).

Las propuestas programáticas, si todavía existen, deberán sopesar muy bien sus prioridades y balancear “con guante de seda” los elementos endógenos y exógenos. Si hablan sólo para los “propios”, pueden caer en el suplicio del aislamiento. Si lo hacen para los de afuera, pueden quedarse sin base propia. El elector, aunque afiliado, es volátil si no se siente contenido.

En otro sentido, si se prioriza una agenda propiamente masculina, se deja sin representación a la mitad de la provincia, mientras que en la capital, “femenizar” la campaña puede ser un componente que capitalice las diversas expresiones de la agenda de mujeres y los sectores progresistas masculinos que la acompañan. Máxime, si se tiene presente el alto nivel de politización neuquino.

El resultado del informe, puede verse modificado en el cruce de números con el Juzgado Electoral de provincia. La base estadística, está calculada sólo con los números de la Justicia Federal. A buen castellano, esto indica que los partidos locales, que no llegan a ser de distrito, pueden tener en sus filas sino muchos, al menos alguno de los independientes provinciales. No obstante, desde la Justicia Electoral Provincial alertan sobre la eventual caducidad de personería de los dos partidos con mayor registro de afiliados.

A la cuenta, el dato sigue siendo sostenible. El voto independiente, aunque heterogéneo en su identidad y diverso en su procedencia social, es un factor fuertemente gravitante en el panorama político electoral de 2017.

Sobre el autor /

Periodista patagónico en Radio, Web y Gráfica. Futbolísticamente se considera hincha de Boca (como su padre) y declama ser un irrestricto defensor del buen juego, del tiki-tiki de Angel Cappa y de la planificada belleza de César Luis Menotti. Le gusta leer y, al igual que su ídolo, sueña con jugar un mundial.

Escriba un comentario