Back

¿ACUERDO DE PAZ EN LA PENÍNSULA COREANA?

8 min de lectura
Imprimir

Kim Jong-un y Donald Trump, dos de los Jefes de Estado con mayor prensa a nivel internacional, se reunieron el pasado 12 de junio en Singapur, para establecer un contacto diplomático y político que permita zanjar los diferendos entre ambos países. De fondo, está la batalla por la desnuclearización de la península y el levantamiento de las sanciones impuestas a Corea del Norte.

Por Jorge Alvarez Merino

El encuentro se realizó a ojos de la opinión publica internacional en el famoso Hotel Capella de la isla Sentosa. Allí los dos mandatarios mantuvieron un encuentro privado con sus asesores a fin de delinear los ejes sobre los que se construirá el diálogo, para luego anunciar la constitución de una nueva instancia de paz y estabilidad para la península.

La reunión se caracterizó por el alto secretismo respecto de su contenido y fue moderada en gestos, palabras y símbolos. Al finalizar, se difundió la firma del acuerdo y se ratificó el compromiso de darle el mayor impulso a las negociaciones que continuarán con altos mandos. Fueron cinco horas de intenso diálogo y cada presidente estuvo acompañado por tres asesores.

Por el lado de Kim Jong-un, Kim Ri Yong-ho, su Ministro de Relaciones Exteriores, Kim Yong-chol, a quien los analistas señalan como su “hombre de confianza” y Ri Su-yong, Vicepresidente del Comité Central de los Trabajadores de Corea. Mientas que la delegación de Donald Trump estuvo integrada por Jhon Kelly, Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mike Pompeo, Jefe del Departamento de Estado Norteamericano, y Jhon Bolthon, como Secretario de Seguridad Nacional.

Kim Jong-un, Presidente de Corea del Norte y Moon Jae-in, Presidente de Corea del Sur en la cumbre realizada en abril de este año.

El acuerdo firmado por los Jefes de Estado comprende tres puntos específicos:

Primero, garantizar la desnuclearización de la península, aunque no se detalla un plazo en particular para cumplirlo.

Segundo, la reafirmación, ya con beneplácito de Estados Unidos, la Declaración de Panmunjom firmada por las dos Coreas el 27 de abril pasado.

Y, en tercer lugar, el compromiso de “mantener negociaciones de seguimiento dirigidas por el Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y un funcionario relevante de alto nivel de la RDPC, en la fecha más pronta posible, para implementar los resultados de la Cumbre EE.UU.-RDPC”, que según anuncios oficiales se estaría concretando en el transcurso de los primeros días de julio.

Allí parece que se definirá mucho de lo que no quedó enunciado en el acuerdo difundido, como, por ejemplo, el plazo para la desnuclearización y si eso implica un desarme unilateral o el levantamiento de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Corea del Norte y el permiso de esta para la Inversión Extranjera en las áreas de producción y turismo.

“EL ACUERDO IMPLICA CAMBIOS PROFUNDOS”

Cardo Ruso se comunicó con Carlos Pereyra Mele, analista de la política internacional y director de Dossier Geopolítico, espacio de análisis y difusión de temáticas vinculadas a la geo-política para conocer detalles del acuerdo.

¿Pensás que efectivamente hay un cambio con el acuerdo?

– Definitivamente. Aquí se ha dado un importante cambio geo-estratégico en la política para la región que, además, está fuertemente condicionado por la pelea que hacia dentro de los Estados Unidos están dando entre sí los sectores financieros, representados electoralmente por Hillary Clinton, y los sectores industrialistas–nacionalistas que se sienten identificados con Trump. Ambos definidamente capitalistas, aunque con intereses distintos.

Recordá que hasta hace un tiempo atrás, Kim Jong-un era un dictador de cuarta categoría, incluso apodado “pequeño hombre cohete” y hoy es poco más que un estadista. Sin esa pelea de fondo entre “financistas” e “industrialistas”, no se entiende el cambio que se dio en el último tiempo.

¿Qué elementos te parece que jugaron para que el acuerdo se diera, más allá de lo que está reflejado en el texto?

– Primero lo que hay que entender es que acá se dio un acuerdo que en términos diplomáticos se conoce como de “acción por acción”. Es decir, Corea del Norte avanza en la desnuclearización de su arsenal militar y Estados Unidos, durante todo ese periodo, prescinde de todo tipo de juego o ensayo de guerra en la frontera sur.

Pero yendo a lo que preguntás, hay en el acuerdo un paso importantísimo que no se ha valorado correctamente y es el de la inclusión de la Declaración de Panmunjom. Este acuerdo firmado por las dos Coreas le da un marco a los compromisos y claro está que no surge de la nada.

En septiembre del año pasado, en la ciudad portuaria de Vladivostok, en el Extremo Oriente Ruso, se realizó una reunión entre las Coreas en la que se acordó realizar un gigantesco ramal ferroviario que una a los países con Eurasia a través de una conexión con el Transiberiano ruso. Cuestión que no solo redundaría en beneficios para la península sino también para Rusia y para el monumental proyecto chino de la nueva ruta de la seda.

Ahí podemos ver un antecedente evidente, que fue deliberadamente ocultado por la prensa y varios actores internacionales.

Escuela Superior de Guerra del Brasil con su Director General Zambao Rio de Janeiro (Brasil), Carlos Pereyra Mele es el segundo, a la izquierda de la imagen.

¿Los intereses chinos juegan también en este acuerdo?

Previo a la reunión con Trump, Kim Jong-un se reunió tres veces con el Presidente Xi Jinping, quien apoyó totalmente los acuerdos que se han firmado. Sobre todo, el punto que concierne a la desnuclearización de la península, cuestión que para China representa el retiro de todo el arsenal nuclear que los Estados Unidos tiene alojado en la frontera coreana. Es decir, que sin disparar un solo tiro, la diplomacia china se aseguró que durante los próximos diez años no tendrá riegos militares en su frontera.

Esto es importantísimo, pero no solamente desde lo militar, sino también desde lo económico, porque ahora China podrá sumar a Corea del Sur al gran proyecto de una fuerte Unión Euroasiática.

¿Y esto de qué forma repercute hacia dentro de los Estados Unidos?

– Bueno, acá hay una clara reconfiguración del poder de los Estados Unidos en el mundo y eso, sin dudas, va a tener muchos objetores. Internamente han saltado como leche hervida muchos republicanos y muchos demócratas que querían un desarme más rápido de Corea del Norte. Pero es evidente que esto es un cambio muy importante y muy profundo, que además lo posiciona a Donald Trump como un político a nivel internacional que ha comenzado a tener una trascendencia mayor que la que le ha otorgado occidente.

Estos son los puntos que acordaron Kim Jong-un y Moon Jae-in en la histórica reunión

Estos son los puntos que acordaron Kim Jong-un y Moon Jae-in en la histórica reunión – Corea del Norte, China, Estados Unidos, Corea del Sur, Kim Jong-un, Donald Trump, El mundo, LN+, Terapia de noticias, Videos, Moon Jae-in, Cumbre de las dos Coreas – LA NACION

Sobre el autor /

Periodista en construcción. Le gusta leer y, al igual que su ídolo, sueña con jugar un mundial.

Publicar Comentario