Back

ALEA IACTA EST

8 min de lectura
Imprimir

Las elecciones de este 22 de octubre se se dan en un contexto de enorme dolor. Aquí en Neuquén hay dos elecciones. Una provincial para Diputaciones Nacionales y otra local, para ediles del Concejo Deliberante de la Ciudad Capital. Dos elecciones, dos modalidades de votación distintas y un 2019 que entra por la puerta de los electores. 

La polarización que nos traslada el escenario nacional “Macri-Cristina” se mantiene. Según las proyecciones hechas en los últimos días “la pelea” sigue siendo entre los “lideres nacionales” y sus derivaciones en el territorio. En el ámbito local, ese influjo podría garantizarle a Cambiemos un holgado triunfo que lo dejaría con cuatro de los nueve concejales que se ponen en juego. En el margen adverso, hay quienes sostienen que el paraguas CFK redundaría en dos concejales para Unidad Ciudadana y otros que solo se animan a firmar el ingreso de Marcelo Zuñiga al Concejo Deliberante. Según a quién se le consulte, la respuesta puede inclinarse sobre uno u otro campo con derivaciones lógicas de perogrullo: si uno suma, el otro resta.

Ajenos a las polarizaciones nacionales, hay dos partidos con final abierto. Uno es el del Movimiento Popular Neuquino (MPN), otro el del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT). Diversas fuentes indican un MPN segundo, con dos o tres concejales a cuesta, y a Patricia Jure como la primera concejala de izquierda trotskista en Neuquén. La diputada del FIT tiene expectativas y no las oculta, aunque sabe que primero debe derrotar dos fuerzas con representación parlamentaria: Libres del Sur y Unión de los Neuquinos. Una tarea a priori bastante complicada.

Por su parte, “las nacionales” no presentarían cambios en relación a los resultados de agosto. Un diputado para cada fuerza (del primero al tercero) y la pelea por los sentidos de ese podio.

Si Cambiemos es primero puede sentirse fortalecido para pelear por la gobernación. Mientras que un tercer lugar para Darío Martínez prolongaría la vida del kirchnerismo, por lo menos hasta 2019. Lo complicado de entender es el impacto del segundo puesto de “Chani” Sapag y si este influirá en la imagen de Gutiérrez o repercutirá en los deseos de retorno de Jorge Sapag. Por ahora nadie atiende el teléfono para dar esas respuestas.

DETALLES PERO NO MENORES

Alma 'Chani' Sapag junto a Alejandro Nicola y Vanina Merlo. Foto: Prensa de Campaña

* Estando en juego la herencia de Horacio Rodolfo, el oficialismo municipal no ha mostrado prenda que indique cómo será el devenir luego del domingo. Se ignora, por ejemplo, si a Schlereth le compraron pasaje a Buenos Aires con regreso incluido o si alguien inclinará la balanza a favor de Marcelo Bermudez, quien proyecta su candidatura a tranco de gestión. También se habla de Artaza, pero la declaratoria de herederos todavía no se resuelve.

* Desde el oficialismo provincial, no hay mención, sugerencia o dato que indique quién reemplazará a Alejandro Nicola y Vanina Merlo. En una provincia petrolera es vital tener certezas sobre quien administrará el área de energía, más si la estrategia es la “captura” de inversiones y desarrollo a corto plazo. Por ahora el silencio se mantiene desde el “gutierrismo” tanto como desde el “pereyrismo” o nadie sabe o todos callan.

* En el campo “nacional y popular” la cosa parece un poco más enmarañada. Se desconoce el horizonte de las fuerzas “K” y si habrá quién ordene el escenario. A Martínez parece faltarle autoridad ante el parrillismo y los díscolos, mientras que a Soledad le sobran expectativas para encabezar una formula a 2019. Los votos que obtengan en las generales serán claves para ellos y también para Rioseco.

Del ex intendente de Cutral Có se desconoce si apuntalará su identidad histórica o virará ante la oferta de un triunfante Quiroga. Un cuarto puesto puede diluir su expectativa “ejecutiva” y dejarlo segundo (o tercero) en una eventual formula de “unidad” contra el MPN.

Ramon Rioseco anunciando el acuerdo que permitió incorporar al Frente Neuquino la agrupación Reencuentro Peronista. Foto: Prensa de Campaña

* Por otro lado, habrá que ver cómo se dirime la “interna abierta” de la izquierda trotskista de Neuquén. El ingreso de Jure al Concejo podría verse contrastado por el crecimiento Martín Carcione, un dirigente que ha capitalizado la falta de renovación de rostros en el FIT, con juventud y tonada cordobesa, un oxímoron ante el neuquinismo recalcitrante. La izquierda crece hace años y es difícil entender porqué van separados espacios que se parecen tanto: ¿se abrirá a 2019 un escenario de unidad para no anularse entre si?.

* Para finalizar, se desconoce cuál será la proyección de los “tapados”. Uno de ellos es Adrián Urrutia, el líder de la Mesa por la Igualdad y Director Provincial de Diversidad. Este año Urrutia rechazó públicamente dos candidaturas, una de origen “K” y otra de la que solo mencionó su procedencia “popular”. La incógnita a develar es sobre el Movimiento de Igualdad Ciudadana (MIC), un partido vecinal recientemente habilitado como tal y del que Adrián es líder ¿para qué lo constituyó? ¿busca una proyección propia (legítima y válida como todas) o planea un armado más amplio con “populares” y “progresistas”? La última opción, deduce el escribiente, podría incluir la conducción estratégica de otro “tapado”: un dirigente progresista de proyecciones internacionales.

Durante muchos años la famosa sentencia romana ALEA IACTA EST” ha sido objeto de querellas semánticas. Están los que defienden su significado literal (“la suerte está echada”), mientras otros insisten en su sentido metafórico (“los dados están en el aire”). Con las elecciones del domingo pasa algo parecido.

Esperemos al lunes para ver cuales son los dados que caen sobre la mesa.

¿QUIENES SE VAN?

Se van el 10 de diciembre:

En MPN: Juan Zingoni, Andrea Ferracioli y Pablo Bascuñan.
En Cambiemos: Karina Montecinos, David Schlereth y Santiago Mortonfano.
En Libres: Mercedes Lamarca.
En UNE: Fernando Schpoliansky.
En Frente Renovador: Sebastián Gamarra.

¿QUIENES LLEGAN?

Según sondeos previos

Al Concejo Deliberante llegan 9 concejales que renovarán parcialmente el recinto.
Según mediciones: cuatro accederían por Cambiemos, tres por el MPN, uno por Unidad Ciudadana y uno por FIT o Libres.

El mandato es de 2017 a 2021.

Sobre el autor /

<p>Periodista patagónico en Radio, Web y Gráfica. Futbolísticamente se considera hincha de Boca (como su padre) y declama ser un irrestricto defensor del buen juego, del tiki-tiki de Angel Cappa y de la planificada belleza de César Luis Menotti. Le gusta leer y, al igual que su ídolo, sueña con jugar un mundial.</p>

Escriba un comentario