Back
Image Alt

La Ninfa del Limay

El lenguaje inclusivo no es para mejorar o empeorar la lengua, basta con que algunas personas lo propongan y utilicen para que exista; estar en contra es una tontería, pues si no se comparte dicha idea nadie obliga a su

Gritos desgarradores, puteadas, palabras de ánimo, alegría, bronca, enojo, zapateos, golpes en las paredes, en las puertas, nombrar a dios en vano; reacciones aparentemente de diferentes personas, sin embargo pertenecen a una única entidad: la masa o multitud. Eso pasa

Al parecer nuestra práctica de desoír e imponer por encima de otra persona, sin mediar debate ni intercambio de opiniones, aquello que consideremos lo correcto o lo más razonablenos imposibilita convivir democráticamente. La bronca, el descontento, la falta de respeto,

Un dato curioso que menciona Juan Villoro, escritor y fanático de fútbol, es que la FIFA tiene más afiliados que la ONU e incluso es más oída que la Organización de las Naciones Unidas. Lo que hace curiosísimo este dato

Las quejas debido a la falta de clases se esparcen y resuenan reproduciéndose. Varias personas sostienen el argumento de que los y las estudiantes van a ser burros o que quienes van a escuela privada les están sacando ventaja. Esos

Me pregunto si realmente existen personas que creen que la propuesta ofrecida por el gobierno neuquino al gremio docente es la más jugosa del país. Pero aquí no me quiero ocupar de los docentes, de quienes se ocupan ya la

Era casi el medio día cuando un colectivo de la magistral empresa encargada del insoslayable transporte público de la ciudad ardía en llamas. La escena era un fragmento de cualquier imagen que se tenga, literaria o fílmica, de la explosión

Unamuno decía que el racismo se cura viajando y el fascismo leyendo, ¿cómo se cura la bronca hacia otra persona? A esa que odias pero que se parece más a vos que aquellas que favorecés económicamente al hacerlo. Con tu

La Ninfa del Limay oficina de cronista de la una semana complicada. Muertes, desapariciones, golpizas y una realidad que supera las narraciones violentas del cine de Tarantino.

Todavía no entiendo por qué ese día recibí una paliza de mis progenitores mientras me gritaban que me iría al infierno. Honestamente, sé que fue por una de tres razones, pero tampoco tengo claro si sabían exactamente por qué lo