Back

Doble femicidio de Las Ovejas

14 min de lectura
Imprimir

“Como no hubo posibilidad de encarcelar a una persona es que se desnuda la complicidad del Estado”

Por Emiliana Cortona 

Lic. en Comunicación Social – Docente.

El cuerpo de Lorenzo Muñoz estuvo 23 días muerto y siempre permaneció en el mismo lugar, a 300 metros de donde cometió el doble femicidio. Así lo determinaron los estudios entomológico y anatomopatológico realizados en Buenos Aires. Las fuerzas policiales desplegaron un operativo de búsqueda y aseguraron que estaba prófugo. Pero Muñoz se quitó la vida el día que asesinó a su expareja e hijastra, en una zona que habían rastrillado ocho veces.

Este caso permitió ver las responsabilidades que tiene el Estado. El Estado siempre es responsable por omisión o por acción. En este caso fue por omisión. Al principio porque nunca la protegió, habiendo denunciado Carina y sucedió una muerte que era evitable. Y después cuando lxs familiares de las victimas intentaban buscar justicia tampoco pudieron concebirla porque estuvieron 23 días pensando que iban a poder encontrar a esta persona y que lo iban a someter a juicio y, sin embargo, esto no paso – reflexiona Gisella Moreira, abogada de la familia de Carina y Valentina.

Carina había hecho cuatro denuncias. Pero a Muñoz sólo se le aplicó una restricción de acercamiento que violó constantemente. Las fuerzas policiales lo buscaron por 23 días seguidos. Pero Muñoz estuvo muerto todo el tiempo que duró el operativo.

Si se hubiera encontrado a la persona, se lo habría mostrado como un trofeo. Se lo habría encarcelado. Y la responsabilidad del Estado hubiese quedado oculta y nuevamente hubiera surgido cuándo se habría cometido otro femicidio. Acá como no hubo posibilidad de que esta persona fuera encarcelada es que se desnuda la complicidad del Estado. Que no pudo proteger a la víctima, que no pudo buscar a un asesino, a un femicida– analiza Gisella Moreira.

Demasiados agujeros, demasiada inoperancia

La violencia de genero no es un delito como cualquier otro. Es un delito especifico. Es la violencia basada en una relación desigual de poder, que afecta la vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica y patrimonial de mujeres. Uno de los mayores obstáculos para erradicarla es su naturalización, amparada en la desigualdad estructural de poder que existe entre mujeres y varones. No sólo reproducidas en el ámbito privado sino también perpetradas desde el Estado o por sus agentes. Y el femicidio es el resultado fatal de esa violencia de género. Un asesinato evitable de mujeres por razones de desigualdad de género.

En Neuquén se dan -en promedio- cuatro femicidios por año. Así lo determinó a finales del año pasado el primer informe provincial elaborado por la Subsecretaría de las Mujeres. Pero ese promedio en 2018 se elevó. El doble femicidio de Las Ovejas fue el cuarto y el de Elma Hernández en el barrio La Sirena el quinto. En los primeros tres meses del año se cometieron más femicidios que en todo el 2017.

El gobierno neuquino destina – según lo establecido en el presupuesto 2018 – $114 por año por mujer, es decir $9,5 por mes para cada niña, adolescente y/o adulta neuquina. El monto surge de la comparación de los fondos destinados a los principales programas que tiene el gobierno provincial con la población femenina proyectada para este año por el INDEC.

A partir del doble femicidio el gobernador de la provincia firmo la adhesión al Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres. Un programa en el que el gobierno nacional destina 750 millones de pesos para ser distribuidos entre las provincias adherentes para implementar medidas para erradicar la violencia contra las mujeres.

Sin embargo, la Ley de protección integral a las mujeres fue sancionada en 2009. Desde este momento ya estaban previstos requerimientos legales pertinentes para efectuar programas y acciones para sensibilizar, prevenir, sancionar y erradicar la discriminación y la violencia contra las mujeres.

Doble femicidio de Las Ovejas: Piden el juicio político contra el fiscal Gerez

Familiares de Carina y Valentina Apablaza harán efectiva la presentación el miércoles. El viernes habían denunciado a los fiscales Sandra González Taboada y Ricardo Videla.

Esto se podría haber evitado. Fue una muerte anunciada —reflexiona Miguel Apablaza hermano de Carina y tío de Valentina—. En el momento que comete el crimen ya es tarde. Porque no es un tipo que apareció de la nada y la asesino. No, había denuncias hechas. Este tipo mostro su violencia y mi hermana lo denuncio. La justica lo sabía, todo el mundo sabía y no hicieron nada.

Carina denunció a Muñoz cuatro veces. Una en 2018 y tres en 2017.

La justicia o la fiscalía actúa cuando vos llegas con un golpe en la cara evidentemente marcado. No aplica una protección previa e integral cuando vos vas a hacer la denuncia —reflexiona Moreira.

La primera denuncia que radica Carina fue porque Muñoz había abusado sexualmente a su hija. La hizo el 17 de septiembre de 2017 en la comisaría de Las Ovejas. A partir de ahí se abrieron dos expedientes: uno penal y otro en el juzgado de Familia.

La única medida que le dan a Muñoz es la de restricción. Y nada más que eso —explica Gisella Moreira.

Pero Muñoz en reiteradas veces violó la medida de restricción de acercamiento. Es por eso que Carina hizo tres denuncias más. En octubre y diciembre del año pasado y en enero del 2018.

El Estado lo que no hizo en este caso, que podría haber hecho, es en primer lugar proteger a la víctima o haber dispuesto los recursos necesarios para que ambas, porque no tenían sustento material, pudieran estar protegidas en algún lugar que no sea Las Ovejas. Y también haber tenido alguna asistencia psicológica o se podría haber agravado aún más la situación de detención de Lorenzo Muñoz, para evitar que cometa este acto —explica Gisella Moreira.

Muñoz ya había sido denunciado antes. Por excompañeras de trabajo y por su expareja. Muñoz era auxiliar de servicio en escuelas. En el ámbito laboral la denuncia llegó al Consejo Provincial de Educación (CPE) que decidió trasladarlo a otro establecimiento. Incluso desde la Asociación de Trabajadores del Estado aseguran que habían solicitado al CPE el cese de su cargo. Su expareja -en diálogo con medios – aseguró que también sufrió situaciones de violencia.

Carina y Valentina fueron asesinadas en la vía pública por una persona que debía de haber sido arrestada. Las responsabilidades sobre la falta de acción es algo que los abogados de la familia quieren determinar mediante acciones contra cada uno de los funcionarios que tenía incumbencia en el caso.

El 22 de febrero cerca de las 11 de la mañana la policía notifico a Muñoz que debía ir a una audiencia. Era por la denuncia que había hecho Carina por abusar sexualmente de su hija.

Muñoz constantemente las vigilaba porque siempre se le cruzaba en los caminos en los que Carina andaba —comenta Gisella Moreira.

Es por eso que Carina decide empezar a ir a su trabajo en transporte. Le daba miedo encontrarse con Muñoz en la calle. Pero la semana de su asesinato el transporte no funcionó. Por eso, ese día – al mediodía – caminaban a su casa.

Una vecina de Las Ovejas logró filmar el femicidio. En declaraciones a la prensa asegura que Carina y Valentina caminaban delante de ella. Y que comenzó a escuchar gritos. Cuando se acerca reconoce a Lorenzo Muñoz y ve que le estaba pegando a Valentina.

La tenía agarrada de los pelos y la golpeaba en la espalda. Después se le puso de frente y la siguió golpeando. En un momento la mamá agarra a la nena de la panza y levanta su mano para que deje de golpearla le dice: “No Lorenzo, no”. Y fue cuando él le pega una puñalada en el sector de las costillas. Recién ahí cuando le pega una puñalada yo veo que es un cuchillo y decido irme. Porque me dio mucho miedo, él estaba muy sacado. Y él también me vio a mí y salió corriendo —narra Estéfani de la Costa a la prensa neuquina.

Oficial: Lorenzo Muñoz se mató a las horas del doble femicidio

El informe de la data de muerte elaborado por el Laboratorio de Entomología Aplicada y Forense de la Universidad de Quilmes es contundente: “El deceso habría ocurrido el 22 de febrero o en las primeras horas del día posterior”.

El operativo de búsqueda de Muñoz empezó 5 días después del femicidio.

Tardaron 5 días porque dispusieron ese tiempo para poder realizarlo. No hay una explicación racional o lógica. Pasaron 5 días porque quisieron no por otra cosa —explica Gisella Moreira. Fueron los días más importantes, pero lo que pasa es que al principio no tenían ni siquiera una hipótesis de donde pudiera llegar a estar esta persona. Y esto también demuestra la incapacidad que tuvo la justicia como para poder tener una hipótesis clara.

23 días tardaron en encontrar a Muñoz. En el operativo se usaron perros de rastreo, refuerzos policiales de las ciudades de Neuquén, Chos Malal, Cutral Có, helicópteros, motos, caballos, grupos de la policía Metropolitana, Geof y Gendarmería Nacional. Se hicieron controles en los pasos fronterizos, visitas, rastrillajes. Hasta se ofrecieron recompensas -para la persona que entregara datos sobre el paradero de Muñoz – de 850 mil pesos ofrecidos por la provincia del Neuquén y otros 500 mil por el ministerio de Seguridad de la Nación.

Fueron 23 días que la fiscalía le echaba la culpa a la policía y la policía le echaba la culpa a la fiscalía —reflexiona Miguel Apablaza. Queríamos que lo agarren vivo para que lo juzguen y apareció muerto.

Los perros hallaron rastros de Muñoz en la casa de su madre, en un templo de Las Ovejas y en la casa del cuñado. También se encontraron vendas con las que supuestamente Muñoz se habría curado. Hasta un papel con supuestas instrucciones para Muñoz que decía: “Quedate en chenque. Los huevones cortaron todo. No vayas a lo de tu hermana”. Dos cuñados fueron acusados de encubrir a Muñoz. Fueron detenidos y privados de su libertad.

Pero el cuerpo de Muñoz tiene la misma cantidad de días muerto que lo que duró el operativo. La policía buscaba a una persona viva, pero estaba muerta a solo 300 metros de donde había cometido el doble femicidio. Con esta información las vendas, el papel, las causas por encubrimiento se ponen en duda. Diego Vázquez, abogado de uno de los cuñados, adelantó que iniciarán acciones legales contra el Estado.

Esto demuestra que el operativo estuvo muy mal organizado, el lugar donde lo encontraron no solo había sido indicado por la familia en varias oportunidades, sino también supuestamente lo habían rastrillado ocho veces. Lo cual en esas ocho veces no pudieron verlo. Y siempre la hipótesis de la fiscalía fue que esta persona estaba viva. Y nunca determino que estaba muerto, por ende, nunca se lo busco muerto. Y todas las pericias que fueron apareciendo se elaboraron a través de una hipótesis que no era la correcta —cuestiona Moreira.

Las Peludas es una de las organizaciones de mujeres que mayor trabajo desarrolla en el Norte Neuquino y una de las que más activa se ha mantenido en el reclamo de justicia.

Las Peludas Colectiva Feminista

Las Peludas Colectiva Feminista. 1.7K likes. Somos una colectiva de Chos Malal que luchamos por el empoderamiento y liberacion de las mujeres, visibilizando y denunciando la violencia machista.

Este caso puso en desnudo la incapacidad que tienen las fiscalías para poder resolver un hecho donde hubo dos víctimas de violencia y en como también fue incapaz de poder proteger a mujeres que denunciaron violencia y que esperaron ser protegidas por el Estado —concluye Moreira.

Lxs abogadxs de la familia denunciaron penalmente al superintendente de Seguridad de la Policía, José Cuadrado, y al subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra por incumpliendo de funcionarios públicos. También tomarán medidas contra el jefe de fiscales, José Gerez, y la fiscal Sandra González Taboada.

Publicar Comentario