Back

EL CUENTO PERFECTO

3 min de lectura
Imprimir

“Cacería en la ciudad

no hay refugio donde estar

sueño de amor”

Fito Páez

María Teresa Andruetto cierra el VIII Congreso de la Lengua que se realiza en Córdoba. Hace hincapié en las tensiones que se producen entre la norma y la lengua viva. Las mismas tensiones y otras se accionan en los personajes de Cacería.

Cacería es un libro de cuentos que publicó Mondadori, antes de convertirse en parte del gigante editorial Penguin Random House. Son trece relatos, ocho de los cuales habían tenido una primera edición en 2002 por Alción bajo el título más extenso de Todo movimiento es cacería.

En la contratapa, Liliana Heker nos advierte que en cada cuento “acecha el zarpazo de lo que no queríamos ver”. Como en el último cuento, La felicidad, donde la vida cotidiana se confunde en un film de Agnés Varda. Humberto, estudiante de cine, y Teresa, estudiante de letras, dos hijos después de conocerse en el “cine de la avenida Colón” van de pic-nic por las sierras de Córdoba. Y en ese viaje, entre el pasado y el presente, el zarpazo acaricia las heridas. “Los años han pasado raudos desde aquella tarde, han pasado para los dos, pero él sigue siendo de algún modo aquel joven (…) que no pudo terminar la carrera porque un día llegaron los militares al cuchitril donde vivía (…) y lo metieron ocho meses adentro”.

María Teresa Andruetto: “Un escritor es alguien que empuja con los codos los límites de una lengua”

La escritora será quien cierre el VIII Congreso de la Lengua Española (CILE) que comenzará el 27 de marzo en Córdoba, su provincia natal y de residencia, donde señaló que tomará puntos de tensión “entre la norma y la lengua viva” para pensar “el territorio en el que se reflejan las disputas de la sociedad”.

Andruetto explica en el prólogo: “he girado en torno a esas vidas imaginadas en una doble exploración de género: femenino y cuento. La tapa de la primera edición, la de la editorial de Juan Carlos Maldonado, es explícita: un cuerpo sin pies ni cabeza, mitad hombre, mitad mujer. En la nueva tapa, diez años después, el título ha perdido tres palabras y la mujer ha perdido su masculinidad. Ahora, descabezada, descansa sobre su propia cabeza.

El primer cuento, el que da nombre al libro comienza con un epígrafe de Amelia Biagioni: “el universo es un oscuro claro andante bosque donde todo movimiento es cacería”. Diana, Galia y Verena fundan y regentean un club que bajo la máscara de un servicio de acompañantes gordas, esconde un restaurante exclusivo. Y salen a buscar presas por la ciudad.

La crítica especializada suele buscar el cuento perfecto en los escritores norteamericanos del siglo XX, en los europeos del siglo XVIII. Quizás deban buscarlo en las argentinas del siglo XXI.

Publicar Comentario