Back

Elecciones en Neuquén: balance desde una perspectiva feminista

4 min de lectura
Imprimir

La provincia del Neuquén nunca tuvo una gobernadora mujer. Nunca. Y tampoco lo hará en los próximos años. Omar Gutiérrez fue reelecto gobernador y su compañero de fórmula es varón. Por lo que ni siquiera tendremos una vicegobernadora mujer.

Cuando terminen su nuevo mandato se cumplirán 60 años del Movimiento Popular Neuquino gobernando la provincia. Seis décadas ininterrumpidas y ninguna mujer en el Poder Ejecutivo Provincial. Incluso más: nunca el partido tuvo una presidenta mujer. Siempre fueron varones.

A nivel nacional el escenario varía sólo un poco. A lo largo de toda la historia del país apenas tuvimos dos mujeres presidentas: Isabel Martínez y Cristina Fernández. A ambas muchas veces se las nombra con el apellido de su marido: “Isabel Martínez de Perón” o simplemente “Cristina Kirchner”.

Y en territorio provincial los casos también son escasos. A lo largo de la historia sólo ocho mujeres ocuparon el cargo de gobernadora. Hoy por hoy solo cuatro provincias son gobernadas por mujeres: María Eugenia Vidal, en Buenos Aires; Lucia Corpacci, en Catamarca; Alicia Kirchner, en Santa Cruz, y Rosana Bertone, en Tierra del Fuego. Es decir, las mujeres ocupan el 16,6% de los cargos de gobernación provinciales del país –incluyendo a Capital Federal como una instancia de gobernación más.

Las últimas elecciones en Neuquén no fueron la excepción: de nueve fórmulas solamente dos partidos presentaron candidatas a gobernadora mujeres: Mercedes Lamarca, por Libres de Sur, y Priscila Otton, del MST Nueva Izquierda. De hecho, del total de duplas -dieciocho candidatxs sumando ambos cargos- tres fueron mujeres. A las dos candidatas a gobernadora se le suma Graciela Bourdieu que secundaba a Vidal como vice.

Mercedes Lamarca asegura que cuando hay crisis, son las mujeres quienes se organizan solidariamente, salen a la calle a protestar, son las que se la rebuscan.

-Sin embargo – reflexiona – después nos cuesta muchísimo acceder a los espacios de poder donde se toman las decisiones que regulan nuestras vidas.

Priscila Ottón crió a sus tres hijos sola. Tuvo que hacerse cargo de las tareas de la casa, trabajar y estudiar.

-Las mujeres  – analiza – en lo concreto teníamos menos tiempo para militar. Pero no por una cuestión del partido sino por la propia organización que se da en esta sociedad machista y patriarcal.

Sin embargo, en la Legislatura fueron tres las mujeres que más votos obtuvieron. Liliana Murisi para el MPN, Soledad Martínez para Unión Ciudadana Frente Neuquino y Leticia Esteves por Cambiemos.

-Así como nos han asignado durante siglos nuestros hogares para realizar las tareas y el cuidado de las fuerzas productivas, hijas, hijos, maridos, personas mayores y demás, creo que de la misma manera se juegan los roles en la política. Y eso es justamente lo que intentan imponer. Asegura Priscila Ottón.

Omar Gutiérrez ganó y en su discurso de triunfo anunció que presentará un proyecto en la legislatura: cuando una diputada o concejal no pueda seguir desempeñándose la reemplazará la mujer que le sigue en la lista. Ya no el/la que le sigue. Sino la mujer que le precede.

Y casi en la misma sintonía el gobierno nacional reglamentó durante el 8M la Ley de paridad de género en listas de legislativxs nacionales. La norma fue sancionada en 2017 pero el Poder Ejecutivo Nacional la reglamentó este año. La medida se aplicará tanto en las PASO como en las generales. Los partidos políticos deberán presentar sus listas intercalando candidatas y candidatos.

 En octubre tendremos la oportunidad de ver si las listas a senadores y diputadxs nacionales serán encabezadas por mujeres. O si simplemente –como ni siquiera se ve hoy- secundarán a sus compañeros de partido.

Claro, lo mismo debería suceder en los cargos a Poder Ejecutivo: provinciales y nacionales. Este año no solo elegimos presidente, sino que varias provincias también eligen gobernador. Resta ver si necesitan -o no- una ley que obligue a hacer más equitativo el acceso a cargos de poder a las mujeres. De existir, en Neuquén hubiese sido más equitativo.

 

Publicar Comentario