Back

Fernando Birri, el que soñaba con los ojos abiertos

12 min de lectura
Imprimir

El periodista Pablo Montanaro traza un perfil biográfico del artista plástico, poeta y cineasta Fernando Birri, que el jueves 27 de diciembre, a los 92 años, murió en Roma, Italia. Birri ha sido considerado el padre del cine latinoamericano. Nacido en la provincia de Santa Fe en marzo de 1925, dejó una gran obra cinematográfica entre los que se destacan los films “Tire Dié”, “Mi hijo el Che”, “Los inundados”.

Antes de cumplir cinco años compuso su primer poema, sentado sobre las rodillas de su padre. Creció en un ambiente de enorme devoción por las artes plásticas y musicales; sus tíos eran pintores y músicos.

A los 23 años, a punto de recibirse de abogado, decidió poner punto final a la carrera para dedicarse a la poesía. Se embarcó como marinero en una barcaza que transportaba mercadería de Santa Fe hacia el norte de la Argentina y Paraguay. Birri descubrió durante ese viaje que “una imagen es una imagen e intuía que la palabra es la palabra poética”.

La vida y la obra de tres grandes poetas fueron determinantes para confirmar el camino elegido: Federico García Lorca, por ser una figura “tan libre poéticamente”, que también lo marcó “en el aspecto político”; Pablo Neruda, que encarnaba “la melancolía posromántica” y “un señor con un gran sombrero y unas barbas blancas muy largas” llamado Walt Whitman. Después se sumarían Rafael Alberti, Rimbaud, Rilke, Hesse, Kafka y otros que “formaron parte de esa familia de fantasmas que encontré en mi camino y que después me siguieron acompañando para todo el resto del viaje”.

Entre 1950 y 1953 estudió en el Centro Experimental Cinematográfico de Roma, Italia, donde fue discípulo de Vittorio de Sica, emblema del neorrealismo italiano. De regreso a su ciudad natal, en 1956 fundó el Instituto Cinematográfico de la Universidad Nacional del Litoral –epicentro de la Escuela Documental de Santa Fe, primera institución de enseñanza de este arte en América Latina–, que sentaría las bases del cine sociopolítico latinoamericano de la segunda mitad del siglo XX.

Entrevista a Fernando Birri – Canal (á) 01

Extraído de una grabación en VHS – año 2000.

Allí realizó el documental “Tire dié” y la película de ficción “Los inundados”, ambas con fuerte vocación de crítica social, que marcarían rumbos en el cine argentino y latinoamericano. En 1963, por motivos políticos Birri se vio obligado a dejar por primera vez la Argentina y se instaló en Europa.

Bajo el lema “otro cine es posible”, a fines de 1985 fundó junto con el escritor colombiano Gabriel García Márquez la Escuela Internacional de Cine y Televisión, en San Antonio de los Baños, a unos 30 kilómetros de La Habana, Cuba. Esta escuela fue creada con el objetivo de construir un cine original que se fortaleciera a través de su componente político, poético y ético.

En 2007, publicó “Soñar con los ojos abiertos”, libro que compila los seminarios dictados entre el 2000 y el 2001 en la Universidad de Stanford, Estados Unidos.

UNA POSTAL DE AQUELLOS AÑOS

Fernando Birri acompañando por Gabriel García Márquez.

Las casi cuatrocientas páginas de “Soñar con los ojos abiertos” permiten al lector no sólo sentirse un estudiante que aprovecha las enseñanzas del creador sino también recorrer el inicio y desarrollo del cine latinoamericano y, especialmente, conocer en profundidad la génesis y realización de sus películas y las reflexiones sobre otros cineastas como Glauber Rocha, Pereira Dos Santos, Miguel Littin y Fernando Solanas, entre otros.

En su extensa filmografía, compuesta por cortometrajes y largometrajes, se destacan “Rafael Alberti, un retrato del poeta”, “Mi hijo el Che”, “Un señor muy viejo con unas alas enormes”, sobre un cuento de García Márquez, con quien compartió el guión, y “El siglo del viento”, documental basado en el libro “Memorias del fuego” de Eduardo Galeano.

El 4 de junio de 2010 recibió el premio de honor del Festival Internacional de Cine de Innsbruck (Austria), en reconocimiento de su trayectoria e influencia sobre el festival. Se realizó en su honor una retrospectiva bajo el título “Soñar con los ojos abiertos” con sus filmes más destacados. El 7 de junio de 2010 recibió el Cóndor de Plata a la trayectoria, de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina, en reconocimiento a su trayectoria como director.

Pablo Montanaro nació en Buenos Aires en 1964 y desde 2004 reside en Neuquén. Es periodista y escritor. Se desempeña como editor en el diario La Mañana de Neuquén. También es columnista sobre temas culturales en radios.

Ha publicado numerosos libros de poesía, el más reciente “Los nombres del oleaje” y también biografías “Francisco Urondo. La palabra en acción”, “Cortázar, de la experiencia histórica a la revolución”, “Juan Gelman: esperanza, utopía y resistencia”, “Osvaldo Soriano, los años felices en Cipolletti”. Además publicó “Construcción de la memoria: conversaciones sobre dictadura y genocidio”.

"En el Cine Nacional soy hincha de Pablo Trapero"

Aquí se reproduce una entrevista realizada por Montanaro a Birri en 2007 y la relación que mantuvo con el escritor colombiano Gabriel García Márquez, con quien fundó a fines de 1985 la Escuela Internacional de Cine y Televisión, en San Antonio de los Baños, ubicada a 30 kilómetros de La Habana, Cuba.

– ¿Cuándo supo que se iba a dedicar al cine?

No lo supe nunca y hoy todavía lo dudo. Es sólo una intuición.

¿Cómo le gusta definirse: documentalista, realizador de cine de ficción, poeta?

Somos lo que somos en los ojos de los otros.

¿Su inclinación por un cine de crítica social se dio en un tiempo en que el arte se

circunscribía más a cuestiones de forma y contenido?

Leía mucho y en la biblioteca de mi padre predominaba la literatura “comprometida”, como se decía entonces.

A comienzos de los años ’50 estudió en el Centro Experimental Cinematográfico de Roma, donde fue colaborador de Vittorio de Sica… ¿qué le dio aquella experiencia?

Me demostró que otro cine, otra política, otra poética eran posibles.

¿Qué impulsos lo llevaron a crear, hace más de veinte años, la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños?

El mismo que quiso significar treinta años antes la Escuela Documental de Santa Fe, por un cine nacional, realista, crítico y popular. Correspondió a un afán de liberación, a una política de liberación, a una estética de liberación; es decir, a una dimensión de liberación humanista que implica la dimensión política, estética, filosófica, económica.

¿Existe un cine político en nuestro país?

¡Vaya si existe! Y no desde hoy… Pino Solanas, Octavio Getino, Gerardo Vallejo, Raymundo Gleyzer, José Cedrón, hasta el “cine piquetero”; son todos nombres, fuerzas actuantes…

¿Cómo piensa hoy la función social del cine?

Como ayer y como mañana. La función social del cine nace como una forma de conocimiento en la medida en que conocimiento es conciencia, conciencia del cambio, un cambio para bien. No la veo con dogmas ni con recetas ni a través de fórmulas impositivas del pensamiento y de la ideología que no sirven para nada.

Cuando se habla del “nuevo cine latinoamericano” lo vinculamos sólo con el cine testimonial o de protesta, ¿es correcto que así sea?

Sí, pero no es sólo eso. Nuestro cine tiene una profunda raíz de protesta y fue constante en la resistencia. Pero también es un cine de sueños. Detrás de toda esa protesta hay un sueño de justicia, igualdad y belleza. Un sueño rebelde que no acepta el conformismo o esa realidad que no es lo que tendría que ser.

¿Qué opinión le merece el cine que se realiza hoy en la Argentina?

Un puzzle experimental: fuerza actuante, viva, participante, mini-maximalista, herética, poético-política. Lo que sucede hoy con el cine argentino es con lo que siempre soñé.

De los nuevos realizadores, ¿quién le parece que dejará su marca?

Soy hincha de Pablo Trapero.

Cuando tiene la oportunidad de conversar con jóvenes cineastas, ¿qué trata de transmitirles?

Uno de los lemas es “enseñar aprendiendo”. Trato de ponerlo en práctica. Otro, “ostinato rigore” y uno más: “en arte, la libertad ante todo”. Nuestra gran responsabilidad ante los jóvenes es seguir moviéndonos con ese lema que señala que “otro cine es posible”. Pero hay una premisa más profunda todavía: “otra realidad es posible”.

En el actual cine que se hace en Latinoamérica, ¿ve reflejada su propuesta?

Si la palabra es sólo “reflejado”, entonces digo muy humildemente, y muy hipócritamente, en todo.

¿Por qué dijo que la vida es un desaprendizaje?

Porque lloro por la inocencia y el asombro perdidos.

Vive en Roma pero también en Cuba. Alguna vez dijo que vive donde lo lleva el viento…

Dije también que soy como las semillas voladoras, se ve que el viento sopla para otro lado… y siempre me pregunto qué le pasa a la Argentina conmigo.

¿Le quedó alguna cuenta pendiente como realizador?

Que no sé sacar fotografías.

¿Quién es Fernando Birri?

Una gran nariz con dos ojos… (risas). Un ciudadano común que trata de descifrar su realidad y la de su propio país y que desde siempre persiguió un sueño de justicia, igualdad y belleza.

…y sigue soñando.

…con no cerrar los ojos.

Publicar Comentario