Back

GRACIAS Y ADIÓS

1 min de lectura
Imprimir

Se han desfallecido todos los cielos

y aquí, en la esplendor de los infiernos

nubes negras levitan hacía la oscuridad.

No hay en este reciente vestigio del azul.

un final, y la dulce agonía recita para sí

una zarza poesía que hacía la ceniza va.

Las sombras se anuncian de los temores

desertan, con antítesis despoblando ya

el cerrazón que con recelo ocultó de la luz.

Auroras y crepúsculos son sólo recuerdos.

Y hoy, que nunca hubo reminiscencia visual

se abren manos para liberar el vuelo anhelado.

Qué queda del desuelo si no es espina.

Qué hay, preguntan las heridas abiertas,

después de cada noche sino, más noches.

Todo escapa de sí a la lejana luz,

y ahora, que un agujero negro absorbe

se escuchan los supliros por fin decir…

¡gracias y adiós!

.

Publicar Comentario