Back

Inconsistencias, interrupciones y furcios

5 min de lectura
Imprimir

El discurso del Presidente Macri, como pocos en la historia de la democracia, ha estado plagado de inconsistencias, interrupciones y furcios. Luego de tres años de gestión, el gobierno nacional parece acusar señales de desgaste… ¿hay preocupación por octubre?

Macri comenzó su discurso ante la asamblea legislativa con una nutrida presencia de la oposición y una fuerte custodia del oficialismo. Según se presumía, la apertura debía ser aprovechada para marcar la agenda con los temas de gestión e instalar la idea de que está seguro de competir así como también de ganar.

El resultado parece haber sido distinto. Su discurso no pudo mostrar los méritos de la gestión ni tampoco proyectar debates posibles de política pública hacia el seno de la sociedad civil. Algo previsible, pero contrastante con la buena fortuna del oficialismo en la “instalación mediática” de agendas; véase sino cómo se está dando la discusión sobre la edad de imputabilidad de los menores en la Argentina.

El oficialismo está en problemas y parece no tener demasiado claro cómo solucionarlos. A juzgar por las rostros de la transmisión del discurso de Apertura de Sesiones Ordinarias, Michetti, Monzó y Frigerio lo sufren, mientras que Peña muestra seguridad e hidalguía frente a las circunstancias. Si esto se corresponde con eventuales divisiones hacia dentro del bloque cambiemista, es algo que este escribiente solo puede inferir más no probar.

Los detalles del informe marcan que los ítems que mayor crecimiento registraron fueron los relacionados al transporte, las tarifas, la salud y las comunicaciones. Fuente: Informe mensual de INDEC

En relación a la situación del país, los esfuerzos del relato oficial no logran alterar la percepción acerca de que todo tiende a empeorar, sin señales de mejoría. Desde lo estadístico no hay medición que favorezca al oficialismo. Según los datos difundidos en el último informe publicado por INDEC, en febrero pasado, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó un 2,9%, dejando la inflación anualizada en un 49,3% para las zonas metropolitanas y un 51,3% para la Patagonia, la zona más cara para vivir dentro de la Argentina.

Números alternativos tampoco muestran las bonanzas de las que el gobierno hizo tanta gala discursiva.

La tasa de desocupación ronda el 9%, la industria muestra retrocesos desoladores impactando todo en la cantidad de pobres e indigentes, la parte del hilo que más rápido se corta en estos momentos de agravamiento de las problemáticas.

No obstante, sería sesgado atribuir el nerviosismo del presidente a los números de impacto social. Su preocupación, en ese sentido, parece estar más relacionada a las mediciones de encuesta que a las dificultades que les toca vivir a los habitantes del país.

Fuente: Informe Electoral - Instituto de Proyección Ciudadana - Enero de 2019.

De acuerdo a los informes difundidos por el Instituto de Proyección Ciudadana, las elecciones de este año están fuertemente condicionadas a la presencia/ausencia de Cristina Fernández de Kirchner. Con ella, la segunda vuelta es ineludible, sin ella, Macri puede tomar 10 puntos de distancia para ganar en primera vuelta, aunque con una base de votos muy baja.

Al igual que en Brasil, los sectores conservadores de la Argentina necesitan “proscribir” a la candidata popular (léase “Cristina”) para tener una mejor performance electoral. Caso contrario, deberán sufrir hasta segunda vuelta para ver si el fuego mediático puede con la ex presidenta.

Más allá de declaraciones grandilocuentes que se escuchan en los medios, sigue siendo una incógnita lo que hará el amplio espectro opositor al macrismo, hoy más preocupado por el eventual retorno de CFK que por confrontar con el actual presidente.

Se viene un año interesante, eso y no otra cosa, parece haber inaugurado el discurso del Presidente.

Sobre el autor /

Periodista en construcción. Le gusta leer y, al igual que su ídolo, sueña con jugar un mundial.

Publicar Comentario