Back

MALDICIÓN, LOS POETAS

1 min de lectura
Imprimir

Malditos sean aquellos, los poetas

que con sus plumas ondulan en el papel

la palabra precisa, el signo perfecto para quien

con profundo pesar, andan la vida sin poder decir

el plumaje de su alma, el estallar de sus lágrimas.

el sentir de la nostalgia en el aquelarre estremecido.

Para quienes se han quedado sin nada en el tintero,

ustedes son la voz de lo que nos desborda entero.

Los maldigo, porque sin nada de sano,

yo leo y seco el lagrimal figurado que retengo

con una profunda admiración e inquieto pesar,

en éste, margen de la vida todavía en blanco.

Son ustedes, perversos e iluminados,

que llenan de sentimientos encontrados, asechados

mis noches de desamor y enamoramientos borrachos

allá cuando el alba, matando el parpado, se va asomando.

Si, maldición a ustedes, poetas y poetizas

porque sin sus versos, sin sus ganas de acercar

un poquito más a este mundo de cinismo y locura

aquello que hemos oxidado como vida

muchos de los borrachos y locos enamorados

ya habríamos muerto en el cordón del barrio olvidado .

Los maldigo, y por eso mismo también brindo.

Porque mi maldición es un canto a su salud.

Gracias por tanta alma desnuda

por tanta entrega sincera y sin mesura.

Malditos poetas, gracias, oh maldición

por invocar en complicidad reciproca, la inmensa ternura.

Imagen:

“Sustitución de la carta /Changing the Letter

Témpera sobre lienzo /tempera on canvas, 97,7 х 113,5 cm., 1908-09

Birmingham Museums Trust (Reino Unido /UK). ArtUK

Publicar Comentario