Back

No aprendieron nada

7 min de lectura
Imprimir

Por Mónica Pardo desde Chos Malal – Norte de la Provincia de Neuquén. 

El lunes 29 de octubre, dio inicio en Neuquén Capital el jury de enjuiciamiento al Fiscal Ricardo Videla y al Juez Civil Carlos Choco, ambos del Poder Judicial de Chos Malal, co-responsables del doble femicidio de Carina y Valentina Apablaza, victimas de su violento agresor Lorenzo Muñoz, victimas de Videla y Choco por “despreocupación, desatención y relativizando los antecedentes objetivos”.

Ese mismo día, en Chos Malal, en sede judicial se le formulaban los cargos a Nelson Villalobo, un caso de características similares al del doble femicidio.

Villalobo una semana atrás, había intentado matar a su ex compañera, en la madrugada del día del madre, aprovechando que ella se encontraba en su departamento sola, sin sus hijes… Quiso una sumatoria de factores, que hoy no estemos lamentando un nuevo femicidio: la ira de Villalobo que salió por un momento del departamento, la rápida reacción de la victima que corrió a cerrarle la puerta con llave, la intervención pronta de la policía que pudo reducir al agresor… a pesar de todo ello la justicia decidió, horas después, liberarlo.

A partir de allí, las urgentes medidas protectorias a favor de la víctima y sus hijes… custodia policial permanente, a todes, cada movimiento era controlado y escoltado, cada acción donde el grupo familiar debía dividirse, implicaba mas policías custodiando. La miraban a ella y a sus hijes, individualizada, revictimizada, observada, señalada, mientras tanto Villalobo seguía moviéndose con amplia libertad de acción sin que nadie supiera que él era su violento agresor.

Doble femicidio: El jurado tiene 15 días para decidir sobre el jury

Doble femicidio: El jurado tiene 15 días para decidir sobre el jury | Así lo informó Germán Busamia, vocal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Neuquén e integrante de dicho cuerpo. Agregó que la primera reunión que tendrán los siete integrantes será el lunes próximo, en las oficinas del máximo…

Las redes sociales, la colectiva feminista, la sociedad, reacciono y acciono para que esto se revirtiera, perdió su trabajo como taxista, este violento irascible trasladaba vecinas y vecinos, niñeces y mujeres. La empresaria lo desvinculo de su trabajo.

Le formulan cargos y llegan a un acuerdo de partes.

El acuerdo, que se vaya a otra localidad -Rincón de los Sauces-, inicie tratamiento psicológico, se reporte dos veces al día a la policía.

La formulación de cargos de la fiscalía: amenazas, daño de bienes materiales, violación de domicilio, resistencia a la autoridad.

De la violencia de género, de la violencia a su ex mujer, no se lo acusa.

Siguen las autoridades judiciales -para este caso el Ministerio Publico Fiscal, llámese Pablo Milanese, el auxiliar del Fiscal Ricardo Videla- repitiendo mecánicamente acciones, minimizando la violencia que ejercen los varones sobre las mujeres. El mismo día del inicio del Jury donde se los acusa a Videla y Choco de “relativizar los antecedentes objetivos”, ese mismo día, en Chos Malal, se repite la historia, se relativiza la gravedad de los hechos.

“Siguen las autoridades judiciales repitiendo mecánicamente acciones, minimizando la violencia que ejercen los varones sobre las mujeres”

Dice Mónica Pardo desde Chos Malal

Cuando lo acusa de amenazas, se refiere a los gritos proferidos detrás de la puerta: “Abrime HDP porque te tiro la puerta y te hago mierda!!!”.

Cuando lo acusa sobre daños materiales, se refiere a la destrucción de la puerta producto de las patadas dadas en el sector del picaporte y cerradura.

Cuando lo acusa de violación de domicilio, se refiere al ingreso sigiloso de Villalobo al departamento mientras ella dormía, destapándola bruscamente y aterrorizándola.

Cuando lo acusa de resistencia a la autoridad, se refiere a los golpes propinados por Villalobo con un fierro a la policía lo que produjo traumatismo de cráneo y rotura de una muñeca, arrastrarlos unos metros con su vehículo y chocar un móvil policial.

Nada dice que fue tentativa de femicidio, la estrategia de la fiscalía: ir por delitos “seguros”, “demostrables”, la intención de matarla es “difícil” de comprobar, ignorando al propio código penal que define como tentativa a “El que con el fin de cometer delito determinado comienza su ejecución, pero no lo consuma por circunstancias ajenas a su voluntad”

Si hacemos un simple ejercicio matemático y sumamos las máximas condenas posibles para los cuatro cargos que se le imputan a Villalobo, no llegamos ni a la mitad de la condena que le correspondería por “tentativa de femicidio”.

La Colectiva Feminista ``Las Peludas`` es una de las organizaciones que abocadas a artícular los reclamos y movilizaciones de mujeres en Chos Malal. Ph: Loana Medina

Así de simple.

La justicia sigue privilegiando a los varones violentos, la justicia es patriarcal.

La violencia machista perpetrada hacia las mujeres vence a la burocracia judicial.

Por la lucha feminista, la perspectiva de género y sus leyes van permeando en algunos tribunales de nuestro país.

Al día siguiente a la audiencia de formulación de cargos a Villalobo, nos anoticiábamos que el Viedma (en la vecina Provincia de Rio Negro) un Tribunal condenaba a 13 años de cárcel a un hombre por intentar matar a su ex compañera.

¿El cargo?  “tentativa de homicidio agravado por mantener con la víctima una relación de pareja y mediar violencia de género además de la desobediencia judicial”.

Tentativa.

La tentativa es delito.

La tentativa se condena.

La tentativa -por estos lares- se relativiza, se obvia, se descarta.

Se está llevando adelante un jury para el Fiscal Videla y el juez Choco, y por estos lares, nada se ha aprendido, continúan con las mismas prácticas judiciales, de minimización, desatención y despreocupación.

La única condena que revalida -día tras día- la Justicia en Chos Malal, es hacia las mujeres

Condenadas a vivir con miedo, víctimas de la violencia machista y revictimizadas por el patriarcado judicial.

Publicar Comentario