Back

Nuestro hombre pequeño

5 min de lectura
Imprimir

Cuando hablo con políticos me tiembla la mandíbula y se me aflojan un poco los dientes, yo creo que me sucede porque los políticos son de mala suerte y algo en mi cuerpo lo intuye. Así me pasó, hace mucho mucho tiempo, cuando conocí a un hombre pequeño de tes blanca que hablaba bastante, como si supiera todo. Fue antes de los cambios abruptos de partidos políticos, los enriquecimientos y la insolencia de poderío, en un pueblito al sur. Después, en la capital, esa forma expresiva de saberlo todo abrió espacios en los que este hombre pequeño se hizo de la conducción. El primero, recuerdo, fue una comisión vecinal sin gran incidencia en la vida de las personas que viven en la confluencia.

Este hombre pequeño se llama igual que un gran hombre que supo escribir lo mejor de la literatura fantástica rioplatense. Esa fantástica diferente a la del norte. Por favor, no confundan los nombres ni los hombres. Es probable que si se introduce ese nombre, que puede ser uno u otro, en un buscador de la web, quien aparecerá es el escritor y no nuestro hombre pequeño. Justamente porque es pequeño, pero actúa como si fuera gigante y nosotras, las personitas patagónicas ingenuas por excelencia, afirmamos sus actos y bancamos sus palabras porque queremos ser como todas esas sociedades intolerantes de la diferencia que han tenido a su hombre pequeño; no queremos ser menos.

Se van los presos y llegan los edificios a la cárcel de Neuquén

El titular de la Agencia que administra los bienes del Estado nacional (AABB), Ramón Lanús, detalló ayer que 5,8 hectáreas de lo que fue el predio de la U9 se lotearán, habrá amanzanamiento, apertura de calles, construcción de edificios de 6 pisos y sectores de esparcimiento que serán licitados o subastados a desarrolladores privados por parte del gobierno nacional.

El hombre pequeño no se anda con vueltas y eso nos gusta. Nos deja bien en claro que no necesita consultarnos nada, ni a nosotras ni a nadie. Así se proclamó respecto al destino de la gran propiedad que tantos años supo ser una cárcel de máxima seguridad donde maltrataban a los internos. Dijo que no tiene que andar preguntando nada. Cabe destacar su sinceridad al no realizar una consulta a la comunidad, actuar como si le interesará la opinión de la gente para luego hacer lo que le venga en gana. ¡No!, él sabe lo que tiene que hacer; como lo supo con los trapitos, como lo supo cuando implementó el voto electrónico en la ciudad y eligió, prácticamente a dedo, la empresa encargada de llevarlo adelante.

Grandes líderes orientales afirmaban que para gobernar no había que tomar decisiones, sino oír al pueblo y acompañarlo en sus deseos y necesidades. Por supuesto que esos líderes orientales no manejaban el concepto de desvío de fondos, de empresas familiares y, lo más impresionante de la conducción del hombre pequeño, el negocio inmobiliario. En ese momento histórico, el de los grandes líderes orientales, tampoco existía el Estado y los subsidios que este brinda; beneficios que nuestro hombre pequeño supo y sabrá aprovechar a un cien por ciento.

Nuestro hombre pequeño no ha cambiado mucho desde que hablé con él en un frío pueblo del sur. Solo su apariencia se ha visto un poco modificada. Además de algunas arrugas y las pronunciadas ojeras, puede notarse un cambio radical es su color de piel. Su bronceado, hasta en periodo invernal, contrasta con sus camisas claras. Por eso me quedo tranquila. Porque, me parece, más que un caso de megalomanía, se trata de una persona que busca un buen bronceado cueste lo que cueste. Entonces nosotras, ingenuas masas patagónicas, seguiremos eligiendo tranquilamente a nuestro hombre pequeño que bien nos representa en cuerpo y alma.

Ninfa del Limay

FEB – 2018

“Ser mitológico que emerge los viernes para obligarnos a pensar”, eso es la Ninfa del Limay.
Esta suerte de Casandra del columnismo de fin de semana, que habla desde la verdad para que no la escuchemos, persiste en el texto con la lejana esperanza de que al menos en la lectura, nocturna y silenciosa, detengamos nuestro ser ante la perpleja realidad que nos circunda.

Ante la imposibilidad de rastrearla en redes sociales, pueden dejar comentarios sobre sus textos, llenando el formulario al pie de la presente página.

Comentarios(2)

  • Manu Vera

    24 febrero, 2018

    Enano fascista, Gigante inmobiliario….

    • Cardo Ruso

      25 febrero, 2018

      Acertado comentario querido Manu. Gracias por leer y compartir

Publicar Comentario