Back

PROSTITUCIÓN Y TRABAJO SEXUAL: ¿EL DEBATE PENDIENTE?

7 min de lectura
Imprimir

Desde 2008, con la promulgación de la “Ley para la Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas”, 11.169 personas fueron rescatadas de la “trata”. La mayoría de ellas se encontraba “tratada” con fines laborales y con dos elementos aglutinantes: eran predominantemente mujeres y extranjeras.

En lo que tiene que ver con la Trata de Personas con Fines de Explotación Sexual, los números repiten el esquema: el 54% de las víctimas son mujeres. La mayoría, extranjeras. Los números más recientes publicados por el Ministerio de Justicia de la Nación, no son menos funestos. En lo que va de 2017, el 66% de las víctimas registradas fueron sometidas con fines de explotación sexual, mientras que el número de extranjeras sometidas aumentó a un 63%.

Con ámbito de actuación delimitado hacía dentro de las ciudades de Neuquén, Plaza Huincul, Cutral Có, Plottier y Rincón de los Sauces, es la Fiscalía Federal Nº 2 la encargada de luchar contra la Trata de Personas. De acuerdo a la información suministrada por el organismo, la principal vía de acción contra los delitos tipificados por la Ley 26.364 es la “Línea 145”. Aunque se aclara, que esto tiene que ver con motivos operativos y es objetivo institucional “tomar una actitud pro activa para el relevamiento de casos de trata”. Es decir, caminar el territorio para obrar de oficio.

Consultada sobre el tema, Cristina Beute, la Fiscal a cargo del “Federal”, describe un panorama claro de las razones por las cuales los objetivos institucionales, se enlazan con un fuerte compromiso político e ideológico ante la problemática.

– ¿Qué evaluación hace de la problemática que vincula la trata y la prostitución?

Cristina Beute: – Yo te puedo hablar desde un lugar de trabajo que se encuentra en contacto con mujeres que ejercen la prostitución. Mi contacto, es un poco particular, porque es desde el lugar de funcionaria. Es difícil que desde allí se pueda generar mucha empatía pero así y todo, yo te puedo decir que de todas las mujeres que he conocido, ninguna ha llegado a la prostitución producto de una elección libre. Todas vienen de situaciones de altísima vulnerabilidad económica, social, de género, migratoria. En ese sentido, a mí me resulta muy difícil pensar que la elección de vivir del comercio sexual es una elección libre, como normalmente se sostiene.

– ¿Cómo aborda la Fiscalía el trabajo en lo cotidiano?

Cristina Beute: – Actuamos e intervenimos como respuesta a una denuncia, en la mayoría de los casos. Si se corrobora la concurrencia de elementos que puedan evidenciar trata de personas, nosotras intervenimos a través de la irrupción en prostíbulos y a veces también, en el domicilio de los dueños de los prostíbulos.

Las actuaciones se realizan con las Fuerzas de Seguridad, generalmente federales, teniendo siempre la prevención de ingresar a un lugar considerando que las personas que vamos a encontrar allí, son presuntas víctimas y que tienen que ser tratadas como tales. Por eso de los operativos participa siempre personal de Fiscalía. Yo personalmente voy a todos los allanamientos, acompañada de personal de la Fiscalía y también de los equipos interdisciplinarios del Ministerio de Justicia en la región y del Centro de Atención a la Víctima del Delito de Provincia.

– ¿Qué pasa si se encuentran personas sometidas a la trata?

Cristina Beute: – Finalizado el allanamiento si hay personas que están en situación de trata o de explotación sexual se les ofrece rescate. Esto es importante, porque la Ley [contra la trata] fue modificada en 2012 y se hicieron extensivos todos los derechos de rescate, también a las personas en situación de explotación sexual. Hasta esa fecha, el derecho era privativo para las personas víctimas de trata. En este caso, el legislador también ha tenido la sabiduría de decir “no le voy a dar valor al supuesto ‘consentimiento’ de la víctima para sacarle responsabilidad al que actúa sobre ella”. El consentimiento de la víctima, hoy en día, no es un elemento que permita eximir responsabilidad a quien somete a una persona a la prostitución.

La “Trata” tal cómo se masificó en el imaginario social ha cambiado. Ya no predomina en su faz violenta, de sometimiento y tráfico duro. Actualmente, las modalidades de trata, tanto externa como interna, apelan a la vulnerabilidad de la víctima y sus necesidades urgentes. Sobre ese territorio, se sugiere la toma de decisiones “en libertad”, tanto como una salida “real” ante los problemas, tanto como un recurso “transitorio”.

LA VIOLENCIA EN NÚMEROS

El Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata asistió, hasta la fecha, 11.169 víctimas. El 46% de ellas sometidas a Trata con Fines de Explotación Sexual.

En la región, el mapa de la violencia (en una mirada más amplia que la de la trata) tiene el mismo trasfondo de vulnerabilidad que genera víctimas para el sometimiento sexual. De acuerdo al último informe difundido por el “Observatorio de Violencia contra las Mujeres” dependiente de la Subsecretaría de las Mujeres del Ministerio de Ciudadanía provincial, en el primer trimestre de 2017, se tomaron 2.509 denuncias, con un registro final de 2.207 mujeres en situación de violencia.

A razón de 28 denuncias por día, el mapa de la violencia hacia las mujeres permite observar otros elementos que evidencian lo que Beute describió como “vulnerabilidad”: el 98,33% de las mujeres sometidas a violencia la sufre en el ámbito doméstico y el 91,42% de las denunciantes, ha manifestado haber sufrido violencia en más de una oportunidad.

 

¿Quién ejerce la violencia contra las mujeres? De acuerdo a los números del Observatorio, el género del agresor es masculino en un 84,26% de los casos. Siendo los vínculos predominante para el ejercicio de la violencia el de “ex-pareja” (50,44% de los casos) o el de “actual pareja” (en el 23,60%).

El nivel de vulnerabilidad al que están expuestas estas mujeres se entiende en razón de otros indicadores: el 48,42% de ellas no tiene trabajo y sólo el 2,1% cuenta con título universitario o terciario.

El sometimiento social, la falta de oportunidades por carecer de formación académica, el desempleo, generan vulnerabilidad. Sobre la vulnerabilidad opera la violencia y también la explotación sexual.

Sobre el autor /

Periodista patagónico en Radio, Web y Gráfica. Futbolísticamente se considera hincha de Boca (como su padre) y declama ser un irrestricto defensor del buen juego, del tiki-tiki de Angel Cappa y de la planificada belleza de César Luis Menotti. Le gusta leer y, al igual que su ídolo, sueña con jugar un mundial.

Escriba un comentario